Cómo diferenciar a un Líder de un Jefe

En el ámbito laboral la persona responsable de nosotros, esto es, la que vela por el correcto funcionamiento del equipo es nuestro responsable, nuestro superior, nuestro jefe. Hay muchas maneras de ser jefe y todas tienen en común el mismo objetivo, al menos deberían tenerlo. Como decíamos al principio una sería el correcto funcionamiento del departamento o del equipo. Pero también, un buen jefe intermedia por nosotros. Es nuestro interlocutor con las altas esferas y “lucha” día tras día para que en el trabajo nos sintamos como en casa.

Ser jefe no es sinónimo ni de ser serio, ni de ser borde, ni de gritar, ni de pasar de todo. Ser un buen jefe es algo más que estar pendiente de uno mismo sentado en la mesa de trabajo de sol a sol.

Una forma de ser un buen jefe es siendo un líder. Puede parecer que líder tiene un significado de obediencia plena. Nada más lejos de la realidad líder, que viene del inglés leader, es el guía o jefe de un grupo. Pero para que su función de liderazgo sea efectivo, el el equipo o el departamento deben reconocer sus capacidades. Por decirlo de alguna manera, al finalizar un proyecto o un trabajo, el grupo tiene que reconocer la valía y la ayuda del líder.

 El líder influye de manera natural en los demás. Lo hace con su ejemplo y con la motivación y el aliento que los miembros de un equipo necesitan para salir adelante. Hace no mucho en otra entrada del blog Todo Sobre Liderazgo Innovador está en Nuestro WhitePaper comentábamos la importancia de ser un buen líder.

Cómo diferenciar a un Líder de un Jefe

Ya sabemos que aunque pueden parecer lo mismo, no lo son. El jefe es la persona que tiene autoridad sobre un grupo y puede dirigir sus actividades. El líder, por el contrario, encabeza a ese grupo y es, como decíamos al principio, con su ejemplo.

Cómo diferenciar a un líder de un jefe

 Cómo diferenciar a un líder de un jefe

Además de estas claras diferencias, en el ámbito laboral hay otros aspectos que hay que tener en cuenta.

  • El líder tiene una percepción diferente al jefe sobre la autoridad.
  • El líder convence y argumenta, el jefe impone.
  • El líder transmite confianza mientras que el jefe genera miedo.
  • El líder tiene un “nosequé” para resolver los problemas muy diferente al jefe. Ese “nosequé” suele ser una manera más filosófica de afrontar las situaciones.
  • El líder tiende a organizar el trabajo de una forma más creativa. El líder suele ser más técnico.
  • El líder predica con el ejemplo y utiliza referencias anteriores. El jefe suele dar órdenes sin esperar ninguna puntualización.
  • El líder es cercano, pero sin pasarse. El jefe, por si acaso, prefiere mantener las distancias.
  • El líder está abierto a cambios y a nuevas ideas. El jefe tiene su esquema desde el principio y su objetivo es cumplirlo.
  • El líder transmite inspiración, genera implicación y confianza. El jefe desde su posición transmite poder y autoridad.
¿Te podemos ayudar?

Si quieres más información sobre los Cursos de Habilidades Directivas ponte en contacto con nosotros en formacion@globalestrategias.es o llama al 91.360.50.90.

También puedes venir  a visitarnos en C/Velázquez, 126, 1ºD.

¡Estamos encantados de (in)formarte! :-)

¡Te esperamos!

Demos Global Estrategias

Deja un comentario