¿Qué hace que una experiencia de aprendizaje e-learning sea buena?

elearning

El e-learning tiene cada vez más implantación en todos los ámbitos. Lo usan tanto los estudiantes para complementar su formación como las empresas para reforzar o mejorar las competencias de sus trabajadores. Pero ¿qué es lo que hace de una experiencia de aprendizaje e-learning algo positivo?

Para que la experiencia con el e-learning sea positiva para el alumno, lo primero es que el contenido sea realmente accesible. Hoy en día la mayoría de los alumnos ya no estudia a través de su ordenador sino que lo hace a través de dispositivos móviles como el teléfono o una tablet, por ello los contenidos deben adaptarse lo más rápidamente posible a las tendencias en materia de estudio.

Además de adaptarse a distintos dispositivos, el material debe adaptarse a las necesidades del alumno. Una de las ventajas de trabajar con material online es que puede modificarse de forma más rápida y sencilla que un material impreso, permitiendo una mayor personalización. De nada sirve mejorar otros aspectos del curso si al final el alumno decide que lo qué se le está explicando no es lo que tenía necesidad de aprender.

Ya hemos hablado en más de una ocasión de la soledad que afecta a los alumnos que optan por el aprendizaje en modalidad e-learning. Que un alumno se sienta solo es motivo más que suficiente para que no termine su curso, por ello es necesario reforzar la interacción tanto entre profesor y alumnos como entre los alumnos.

Elaborar un curso e-learning implica en realidad medir una gran cantidad de variables y muchas de ellas sólo pueden conocerse a través de los alumnos. La retroalimentación ayudará a mejorar la experiencia del alumno al hacerle partícipe de que su opinión es importante, pero también ayudará a futuros alumnos sí se utiliza esa información para seguir mejorando los cursos de forma continua.

Deja un comentario